Menú

Entrevista con el Dr. T. Colin Campbell

En mayo de 2019, el equipo de Veggie Fest se reunió con el Dr. T. Colin Campbell, el bioquímico estadounidense cuya investigación en el estudio de China ha cambiado la forma en que los médicos, científicos y público piensan sobre la alimentación y la nutrición. Es profesor emérito de la cátedra Jacob Gould Schurman de Bioquímica Nutricional en la Universidad de Cornell, escritor, investigador y la estrella de rock del mundo vegano. El Dr. Campbell promueve una “dieta basada en plantas (vegana) y alimentos integrales bajos en grasa”, lo cual lo ha convertido en una celebridad en la industria de alimentos y salud alternativa. Esta entrevista nos da una pequeña muestra de lo que está por venir: Acompáñenos el sábado 29 de junio de 1 a 2:30pm en el Centro Internacional de Meditación de Ciencia de la Espiritualidad, día en el que el Dr. Campbell hablará sobre el tema "Salud ~ Nutrición primero, píldoras después".

P: Nos sentimos honrados de que venga y hable con la comunidad de Chicago en nuestro hermoso y recién construido centro de meditación. Como sabe, hemos estado promoviendo la salud y el bienestar a través de la dieta vegetariana durante muchos años. Hoy en día, usted es una luminaria en el mundo de la salud vegetariana. Su investigación del estudio de China, por la cual es más conocido, ha inclinado la balanza hacia el veganismo en este país. Nuestra primera pregunta es, ¿Era vegetariano cuando empezó el estudio de China?

Dr. Campbell: Primero tengo que aclarar, ¿Qué es el estudio de China?Básicamente, fue un estudio en China para determinar por qué el cáncer era tan común en ciertas partes de China y no en otras. La idea para el estudio comenzó en 1980-1981 entre mi persona (yo trabajaba en Cornell) y Chen Junshi, Director Adjunto del Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos de la Academia China de Medicina Preventiva. [A ellos se les unieron más tarde Richard Peto de la Universidad de Oxford, profesor de Estadística Médica y Epidemiología, y Li Junyao del Instituto del Cáncer de China].

Resultó ser el primer proyecto de investigación entre los Estados Unidos y China. Organizamos una gran encuesta de 130 pueblos en todo el país. Recolectamos todo tipo de información, a partir de muestras de sangre, de orina, de alimentos, y otros, y luego pasamos los siguientes 8 a 10 años registrando esta información. Finalmente, en 1990 fue dado a conocer a la prensa por primera vez en el New York Times. Recibió mucha atención.

En cualquier caso, ese estudio se condujo desde el punto de vista científico para averiguar si en la población humana veríamos lo mismo que en el que ya había estado trabajando durante unos 20 años en ese momento en el laboratorio: mi trabajo reveló información muy interesante, desde mi punto de vista y desde el punto de vista científico, durante los años 1960, 70 y 80. Fue muy provocativo, pero ese fue un experimento en estudios con animales, por lo que quería saber hasta qué punto esa información se aplicaba a los humanos. Esta fue una oportunidad y es por eso que se realizó el estudio de China.

Resultó que lo que aprendimos en el estudio de China fue consistente con lo que había estado aprendiendo en el laboratorio. En el laboratorio, los datos surgieron del trabajo que comencé en Filipinas. No entraremos en detalle sobre eso aquí, pero revela algo realmente importante, y solo mencionaré un par de ideas: una es que la proteína animal no es tan buena como la mayoría de la gente puede pensar, y la segunda idea es que nosotros podemos activar el cáncer con la proteína de la leche de vaca, entre todas las cosas, y luego podemos eliminar el cáncer reemplazándola con proteína vegetal. Eso fue muy provocativo.

El estudio de China se completó y se publicó en 1990, y en 2002 a insistencia de mi esposa, decidí escribir esta información en un libro para el público, en colaboración con mi hijo, Thomas M. Campbell, II. El libro, "El estudio de China: sorprendentes implicaciones para la dieta, la pérdida de peso y la salud a largo plazo" se publicó en 2005. Aunque el libro tiene el título de "El estudio de China", solo uno de sus 18 capítulos se refiere a los datos reales del estudio de China, y los otros 17 capítulos tienen que ver con la ciencia detrás de esta idea. También hay una discusión sobre la reacción de la comunidad científica en general. El libro ahora se ha traducido a 48 idiomas en todo el mundo.

Ahora, para responder a su pregunta sobre si era o no vegetariano cuando comencé esta investigación, no lo era. Crecí en una granja, ordeñé vacas antes de ir a la universidad y graduarme en la Universidad de Cornell. Mi investigación se centró realmente en la idea de que cuanta más proteína animal consumamos, mejor será nuestra salud; eso es lo que pensaba la mayoría, y yo también lo hacía. Mi tesis doctoral se basó en eso, así que para mí, toda la información que recibí, primero en los 60 en Filipinas y en los 70 en mi laboratorio, y luego en China, todo ese trabajo cuestionó sustancialmente mis propias creencias.

Finalmente, llegué a un punto en el que llevar una dieta en base a alimentos de origen vegetal era muy importante y es el tipo de comida más saludable que podemos comer. Me gustaría agregar una palabra más, y esa es "integral". Cuando consumimos alimentos integrales de origen vegetal sin todo el aceite y el azúcar agregados, esa es la dieta ideal. Ahora, sabemos que a través de esta dieta, podemos curar enfermedades cardíacas; podemos revertir la diabetes tipo II; podemos hacer muchas cosas increíbles con este enfoque.

Este enfoque es exactamente contrario a lo que la mayoría de las personas estaban haciendo (y comiendo). Este nuevo enfoque se asoció con la palabra "vegetarianismo". Mi familia y yo comenzamos a cambiar nuestra dieta alrededor de 1980, a medida que la información comenzaba a desarrollarse, y nos llevó cerca de 10 años para volvernos completamente veganos. Para 1992-1993, ya lo éramos en un 100%, y el resto es historia.

P: Parece que este ha sido un largo viaje para usted, criarse en una granja y considerar las proteínas basadas en carne como el alimento óptimo para la salud. Sin embargo, realmente prestó atención a la investigación que surgió de sus estudios y realizó cambios en consecuencia. Sin embargo, algunas personas en la comunidad médica aún se resisten a los hallazgos de estos estudios.

Dr. Campbell: No tantos como algunos puedan pensar. Hubo una reacción conocida escrita cuando recién salió el libro. Fue escrita por una joven que era estudiante de inglés; No tenía entrenamiento en investigación médica o nutrición. Más tarde se disculpó por algunas de las cosas que escribió. Respecto a la resistencia en la comunidad médica, sí. Una de las razones por las que hubo resistencia a este estudio es que ninguna escuela de medicina en los Estados Unidos en realidad enseña la ciencia de la nutrición, que es fundamental para este estudio.

Además, los médicos no reciben compensación si desean hablar sobre nutrición a sus pacientes. Es difícil para ellos obtener una compensación por sus servicios bajo el programa Medicare. Hay como 130 especialidades médicas o algo así, que tienden a determinar qué posiciones serán pagas y cuánto. Ninguna de esas 130 especialidades médicas se llama nutrición. Por estas razones, la nutrición ha sido excluida de la discusión, tanto profesional como públicamente, durante décadas y durante más de un siglo.

Me gusta hablar sobre la ciencia de la nutrición, con énfasis en la palabra "ciencia", porque eso revela mejor lo que deberíamos estar comiendo. Han pasado 63 años desde que comencé mi investigación, y la información que he encontrado tiene un efecto muy profundo no solo en nuestra salud personal sino también en la salud de nuestro planeta.

P: Entonces, ¿diría usted que los médicos y científicos en China e Inglaterra aceptan los hallazgos del estudio de China, y su mensaje sobre la importancia de la nutrición en la lucha contra la enfermedad? ¿O es prácticamente lo mismo en todas partes, que el estudio de nutrición todavía es subvaluado en la comunidad médica e infracompensado?

Dr. Campbell: Todavía está infra-compensado y subvaluado. Creo que es una declaración justa. Aunque, el movimiento real está empezando a crecer. He hablado con más de 200 diferentes escuelas de medicina y centros médicos; En realidad he dado sobre conferencias de 900. En algunas de las conferencias más recientes que he dado en comunidades médicas con hasta médicos de 1000, si así lo desea, recibí ovaciones de pie cuando me presentaron, y mucho menos cuando terminé. Estoy muy contento de cómo la comunidad médica está empezando a tomar esto.

Estoy escribiendo otro libro ahora mismo, explicando por qué la nutrición es ignorada en las comunidades médicas. Eso en sí es una historia bastante interesante. Tiene que ver con la forma en que vemos los hechos biológicos y la forma en que los estudiamos, especialmente los relacionados con la nutrición. Desde un punto de vista científico, la nutrición es lo que yo llamo un fenómeno "integral". Implica innumerables tipos diferentes de nutrientes y otros productos químicos en los alimentos que interactúan entre sí a medida que los consumimos, y como consecuencia, se metabolizan en nuestro cuerpo, y pueden brindarnos salud o causar enfermedades. La nutrición es ese tipo de ciencia. En contraste, la ciencia de la medicina y la investigación médica es reduccionista.

Lo que quiero decir es que, cuando la mayoría de las personas piensan en la nutrición, tienden a pensar en los nutrientes individuales y en lo que hacen o no hacen. Por supuesto, ciertos elementos de nuestra industria tienden a promover esa idea. En medicina, hemos estado tratando de entender el uso de productos químicos individuales. Los llamamos drogas, si te parece. Pensamos en enfermedades individuales, prescribiendo este medicamento para esa enfermedad. En realidad, sin embargo, eso no es nutrición. La nutrición es aquella en donde todo funciona en conjunto de una manera muy natural.

Me gustaría pensar que de lo que estoy hablando es realmente lo que la naturaleza ha creado para nosotros. Todo lo que tenemos que hacer es apartar nuestras cabezas y dejar que la naturaleza trabaje naturalmente. Estas son dos ciencias muy diferentes, digámoslo así: una es la ciencia de la comunidad médica y la otra la ciencia de la nutrición.

P: ¿Desea que hablemos sobre su próximo libro, el título y dónde estará disponible?

Dr. Campbell: Todavía no me he decidido por un título, pero les puedo dar una pista, creo que se llamará "Nutrición y justicia para todos". y será publicado por BenBella Books en Dallas, Texas. El libro explora esta pregunta: por qué se ha ignorado la nutrición como ciencia y, a la inversa, dónde se descarriló la nutrición como ciencia. Es una historia fascinante, y la cuento en el contexto de mi propia carrera, aquellos aspectos en los que encontré mucha resistencia a la idea misma de la nutrición.

Mi segundo libro "Integral: reinterpretando la ciencia de la Nutrición", es una elaboración de la ciencia utilizada en el estudio de China y se publicó en 2013. Le ha ido realmente bien y fue elegido como un éxito de ventas de acuerdo a New York Times.

Recientemente, hace un mes o dos, un periodista del diario The Washington Post me llamó para decirme que me estaba atribuyendo la frase "alimentos integrales, a base de plantas", lo cual es cierto. Se me ocurrió esa frase en los 80, y ahora se usa en todo el mundo, viajando a todas partes. Eso es alentador.

P: Cuando realizamos entrevistas o escribimos en la sección del blog del sitio web VeggieFestChicago, siempre estamos usando el término "alimentos integrales, dieta a base de plantas". No nos dimos cuenta de que usted acuñó esa frase, ¡pero gracias!

Dr. Campbell: Durante 1980 o 1981, formé parte de un comité de expertos y otros científicos para determinar qué tipo de financiamiento de investigación se nos debía otorgar. Los científicos necesitan tener dinero para realizar investigaciones, y solicitan financiamiento a los Institutos Nacionales de la Salud, grupo que está compuesto por 28 diferentes institutos, y uno de ellos tiene que ver con el cáncer. En cualquier caso, formé parte de este comité con otros 15 investigadores de cáncer [el área del cáncer es el otro sombrero que llevo puesto]. Yo era el único que tenía experiencia en bioquímica nutricional. Los otros tenían antecedentes en inmunología, patología, etc. En ese momento, surgió interés en algo llamado antioxidantes. Me pidieron que lo investigara y ofreciera un resumen de lo que pensaba sobre los antioxidantes como área de investigación para el cáncer. Por supuesto, ahora sabemos que los antioxidantes tienen un efecto importante en el cáncer.

Cuando estaba preparando mis comentarios para la próxima reunión, supe en ese momento que esto sugería la posibilidad del vegetarianismo. No conocía el término veganismo en ese momento. Sin embargo, no quería hablar de vegetarianismo porque en las comunidades profesionales no era una idea aceptada. Fue entonces cuando se me ocurrió un término más afín a la ciencia, "basado en plantas". Más tarde, agregué la palabra "integral". Todo esto surgió, en parte, porque no quería usar la palabra "vegetariano". Yo no era vegetariano en ese momento.

P: Eso es realmente fascinante. Escuchamos este término usado constantemente por los médicos que promueven una dieta vegana sin usar la palabra vegano.

Dr. Campbell: Bueno, las palabras "vegetariano" y "vegano" todavía se consideran peyorativas en la comunidad médica. Alrededor del 90 por ciento de los vegetarianos en la actualidad todavía consume productos lácteos, y algunos aún incluyen queso en sus dietas: Esto significa que la composición de nutrientes de la dieta vegetariana no es muy diferente de la de los consumidores de carne. Es un poco mejor, pero no mucho. Resulta, también, que el nivel promedio de grasa y azúcar en una dieta vegetariana y vegana es el mismo que para los consumidores de carne. Como resultado, aunque definitivamente vemos menos enfermedades cardíacas y menos cáncer entre los veganos que en aquellos que comen carne, el efecto no es tan grande como podría ser.

P: A nuestros lectores les gustaría saber: cuando se sienta con su familia a la mesa, ¿qué le gusta comer?

Dr. Campbell: Hay un montón de posibilidades y libros de cocina disponibles. Nuestra nuera, LeAnne Campbell, escribió "El libro de cocina rápido y fácil del estudio de China: Cocinar una vez, comer toda la semana con recetas en base a alimentos integrales de origen vegetal". Nuestra hija, Kim Campbell tiene dos libros de cocina: "El libro de cocina Nación PlantPure" y "La Cocina PlantPure: 130 deliciosas recetas con alimentos integrales y consejos para una vida en base a plantas".El aspecto más importante es que comemos alimentos integrales, de origen vegetal, que incluyen verduras, frutas, granos, nueces, semillas y legumbres. Siempre incluimos especias y hierbas en nuestros alimentos, lo que nos permite conservar las distintas cocinas étnicas de todo el mundo; estos alimentos se atribuyen principalmente a las especias y hierbas utilizadas en su región.

P: Esta ha sido una entrevista fascinante. Nosotros en Veggie Fest Chicago queremos agradecerle, Dr. Campbell, por brindarnos una perspectiva científica sobre la nutrición. Nuestra última pregunta hoy es, ¿Qué le da esperanza?

Dr. Campbell: El cambio está ocurriendo en el sistema médico, y lo que veo surgir ahora es un interés real en la nutrición. Ahora tenemos pruebas constantes de que los alimentos que elegimos para comer tienen un gran impacto en el medio ambiente y son la salud o enfermedad. Si elegiríamos alimentos de origen vegetal, beneficiaríamos nuestra salud y reduciríamos el calentamiento global. La verdad es que, si no cambiamos a una dieta basada en plantas, es posible que no sobrevivamos por otros 100 años. Así de serio es.

Me gustaría dejarte con esta idea: tenemos que practicar la "integralidad"Cuando pensamos en cómo funcionan los nutrientes en el cuerpo y los tejidos, comenzamos a comprender que la naturaleza creó un sistema infinitamente complejo de interrelaciones altamente integradas, casi como una sinfonía, por lo que la pregunta básica es ¿cómo sucedió eso? Mis colegas han podido revertir la enfermedad cardíaca de personas que estaban gravemente enfermas. Podemos usar el mismo método para revertir la diabetes tipo II, y podemos perder peso, si se hace bien. El solo hecho de tener esta información me da esperanza. Solo tenemos que difundirla.

Entrevistador: Esa es otra razón por la que viene a hablar con nuestra comunidad. Nos da la esperanza de escucharlo hablar sobre los cambios que deben realizarse y que se están realizando, gracias al trabajo que ha realizado y al compromiso que ha demostrado durante toda su vida. Dr. Campbell, gracias por ser tan generoso con su tiempo esta mañana.

-Kathryn Kruger por el Equipo Veggie Fest

Compartir esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en la impresión
Compartir en email
Mostrar Botones
Ocultar Botones